(+52) 55 5688 0938
May 12, 2016 by Carmen Muriedas Category: Desarrollo Personal 0 comments

Actualmente pasamos más tiempo en la oficina y con nuestros compañeros de trabajo que en casa, el trabajo en equipo se ha vuelto imprescindible y, además, en un aliado que nos permite llevar la carga laboral de una manera eficaz y más agradable.

Pocas personas son conscientes de que su comportamiento es indispensable para ser contratados o ascendidos, los nuevos jefes y empleadores atienden más a las competencias y actitudes de los empleados y colegas que a su título o gremios.

Si quieres ser un profesional con el que deseen estar y trabajar deberás poner empeño en tus actitudes ya que éstas podrías ser determinantes para que, posteriormente, se te considere para un ascenso o un mejor empleo.

Por tal motivo, te hacemos las siguientes recomendaciones para dejar una excelente huella en el lugar en el que te encuentres.

Busca el desarrollo, pero no a costa de los demás. Todos queremos ser mejores, eso es cierto, pero no a costa de los demás ni haciendo uso de artimañas. A nadie le cae bien la persona que siempre quiere quedar bien con todos y menos aún el que se la pasa detrás del jefe. Puedes mostrar tus ganas de desarrollarte pero con respeto a los demás, de hecho eso hará que los demás se quieran apoyar en ti.

Haz lo que dices que harás y hazlo bien. Es desgastante para tus compañeros el estar esperando a que termines con algún pendiente, para esto debes ser muy organizado y aceptar con que labores puedes cumplir en tiempo y forma y con cuáles no. Puedes negociar los tiempos argumentando tus razones para alargar el periodo, sin embargo, sí ya has aceptado, hazlo.

Sé puntual con tus entregas pero también con el horario en oficina ya que podrías molestar a los que se preocupan por llegar temprano y respetan los horarios de comida y salida. Estoy de acuerdo en que no debemos fijarnos en cómo se conducen los demás, pero valora el tiempo de los demás, nadie es más importante que todos juntos.

Haz sugerencias. Recuerda que parte de pertenecer a un equipo es pensar en comunidad y en el desarrollo grupal, por tal motivo, es importante hacer sugerencias que apunten a la mejora grupal y organizacional. Contrario a esto, debes evitar dar órdenes, toma la opinión de los demás y no impongas tu voluntad, tus compañeros van a apreciar más tu voz como líder que como jefe.

Colabora. No seas envidioso ni avaricioso, comparte tu información, tus fuentes, tu material y tus herramientas, crea un buen ambiente laboral participativo. Ayuda a otros con sus actividades y a tener una mejor estadía en la oficina, esto quiere decir mostrar interés por sus actividades dentro de la misma y, de ser posible, hacer contribuciones que mejoren su desempeño, por ejemplo: compartir un software, alguna noticia relevante, un artículo, en fin, cosas que les ayuden a ambos a ser proactivos; te lo agradecerán.

Evita crear chismes y controversias, o ser partícipe de ellas. Si te mantienes al margen de estas situaciones podrás convivir con todos y de manera agradable dentro de la oficina, tu imagen se mantendrá neutra y por ende ganarás la confianza y el respeto de los demás. Respeta a otros y ellos te respetarán.

Éstas, además de ser practicas muy gratificantes son muy sencillas de realizar, se trata de respeto, consideración, humildad y tolerancia. Valores que mejoran la convivencia y hacen grande a cualquier organización.

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *