(+52) 55 5688 0938
Abr 15, 2016 by Carmen Muriedas Category: Desarrollo Personal 0 comments

¿Qué es la creatividad?

Creatividad es una palabra derivada del vocablo latín “creare” que significa engendrar, producir o crear; y está emparentada con la voz latina “crescere”: crecer. La Real Academia Española define que la creatividad es la facultad de crear o la capacidad de creación.

Para el autor Carlos Churba “es la actitud y la aptitud para generar por un proceso creador nuevas ideas, para descubrir nuevos significados, para inventar nuevos productos, nuevos servicios, para encontrar nuevas conexiones, ya sea en el nivel individual o en el social”; sin embargo, él mismo hace hincapié en que al crear una definición existen inconvenientes pues dotan de rigidez a la misma, además de estereotipar o cristalizar un significado.

Por su parte, Ramón Longoria Ramírez en su libro Pensamiento Creativo (2005, México, Compañía Editorial Continental), dice que de la mente solo se obtienen dos tipos de productos, los recuerdos o pensamientos pasivos y las ideas generadoras. Los recuerdos, las experiencias y los conocimientos son del tipo pasivo pues no proponen cambios en la realidad; en tanto las ideas son de carácter activo, ya que proponen cambios en la realidad.

Las ideas son el resultado de combinaciones que se hacen con elementos conocidos y un tanto desconocidos aunado a nuestra capacidad para asociarlos; es por eso que a mayor número de elementos disponibles, mayor número de combinaciones posibles.

Generar nuevas ideas nos da la oportunidad de crear soluciones innovadoras a problemas, y esa es la principal razón por la cual debemos darle prioridad ya que, sin importar el entorno en el que nos desarrollamos profesionalmente, las personas creativas implican una mejora para la sociedad y las empresas pues son las que ayudan a resolver conflictos y generar propuestas.

No es una cualidad que competa únicamente a los diseñadores, artistas, arquitectos, fotógrafos u organizadores de eventos, todos somos seres creativos en potencia, es sólo que a algunos nos cuesta más trabajo que a otros explotar nuestra creatividad.

En la sociedad, existen múltiples factores que van mermando nuestro pensamiento creativo, entre los que destacan: los modelos educacionales, el conductismo, el desaliento de las personas mayores hacia los niños, las burlas, las formalidades, el apego a las costumbres, el convencionalismo, el descrédito y la represión a la libertad de expresión.

Para dejar fluir nuestro lado creativo es importante tener una mente abierta y flexible a otras formas de pensamiento, estar abierto a nuevas experiencias, además de tener una imperante necesidad por conocer y saber. Enriquecer la propia cultura es un factor determinante para desbloquear y prosperar nuestra capacidad creativa.

¿Cómo podemos desbloquear nuestra creatividad?

Enriquece tu conocimiento a través de la lectura; los viajes; cuestiona a quién menos se lo espere; medita todos los días; ejercítate; haz lluvias de ideas (individuales y colectivos); platica con amigos y, también, con desconocidos; sé valiente para afrontar criticas; escribe tus ideas (suelen aparecer cuando menos lo esperamos); platica con personas de edades distintas a la tuya; relaciónate más; sé positivo; observa todo a tu alrededor; asiste a nuevos lugares; date tiempo para hacer lo que te gusta y diviértete.

La creatividad y los negocios

Dentro del ámbito empresarial, la creatividad es cada vez más valorada, debido a que aunque es algo que compete a todas las partes de una organización, son pocas las personas que tienen esa habilidad desarrollada.

¿Cómo puedo motivar el pensamiento creativo dentro de mi negocio? Es necesario generar un clima laboral en el que cualquier persona pueda formular con libertad nuevas ideas y hacerles saber que toda idea es bienvenida, no autocensurarte ni censurar a los otros, aprender a comunicarlas de manera eficaz al resto para, posteriormente, evaluar e implementar las que más convengan; así se apuesta por una mejora continua, por la innovación, ambas permiten que la empresa, organización o marca sea competitiva frente a su competencia.

Así que ya lo sabes, ejercita tu pensamiento creativo y poco a poco verás como será más sencillo desarrollar nuevas ideas, curiosamente serás más positivo, más feliz y enriquecer a muchos más.

Artículo por: Carmen Muriedas 
Estratega de Contenidos “Mi Huella Es”
Sígueme en Twitter:@kamuriedas

Leave a Comment!

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *